EL PEIRÓN DEL MILENIO
(Monumento a la Historia y la Memoria)

 

Definitivamente, este es el nombre que hemos elegido y con el que vamos a referirnos a ese nuevo elemento arquitectónico que durante la segunda parte de la Semana Cultural, desde el día 20 de Agosto de 2001, fue erigido en LOSCOS, y que concitó la curiosidad de numeroso público y la participación de muchas personas, ya que se había convocado a participar en la construcción a todo aquel que quisiera. 

De siempre hemos sido -y seguimos siéndolo, ahora con más motivo- partidarios de llevar a cabo pequeñas y asequibles actuaciones sobre el medio, que contribuyan a adecentar y ornamentar espacios significativos del pueblo y alrededores, con elementos sencillos y atrayentes, a la vez que armoniosos y respetuosos con el lugar donde se ubican, al cual confieren un toque añadido diferenciador. Estas actuaciones siempre son más llamativas cuando están a la vista de todos y para ello, no hay mejor lugar que la calle, en concreto las entradas/salidas del pueblo. Con ello ayudaremos a modificar esa imagen que a todos nos queda cuando se llega a un lugar por primera vez: "la primera impresión es la que queda".

Entre los proyectos que teníamos en nuestra cartera; éste era un de ellos, pero esperamos llevar a cabo más, si el tiempo lo permite.

Fueron varias las ideas y formas que han ido pasando por nuestra cabeza y con ellas también su porqué, su razón de ser; para que no solamente fuera un elemento arquitectónico sin más y vacío de contenido. Aquí están plasmadas todas esas ideas que ahora queremos compartir con todos vosotros para que veáis en la obra algo muy íntimo y fraternal de Loscos.

El monumento está dispuesto sobre la base principal de las piedras y ladrillos del antiguo 'horno de pan cocer' de Loscos, que cuando fue derribado (en 1995) fueron depositadas en la escombrera, de donde las rescatamos hará ya casi dos años, con la ayuda de Graciano, permaneciendo desde entonces en el corral de Concha, almacenadas, esperando que llegara su ocasión. Posteriormente hubo que elegir el lugar exacto de emplazamiento así como la manera y el orden de construcción. 

La elección del lugar se ha debido en parte a tres motivos principales. 
En primer lugar por la buena situación en altura, que permite una panorámica del término municipal y del casco urbano, la ermita de San Roque, el Cabezo de Santa Águeda o el Cabezo de la Virgen de Herrera. Esta situación elevada, en una zona totalmente llana, ha servido para que tradicionalmente se levantara el Calvario (nombre de este paraje). 

En segundo lugar por su ubicación próxima a una zona de paseo muy entrañable y concurrida, junto a San Roque, (ermita, fuente y lavadero y al futuro pabellón de deportes). 

Y por último por encontrarse próximo a la carretera de Bádenas en una zona de paso obligado hacia las poblaciones más importantes, Daroca, Calamocha, Teruel y Zaragoza hasta hace unos años (1985, en que se construyó la carretera a Plenas), sin olvidar que desde la Edad Media era lugar de paso (Carradaroca) que unía dos poblaciones importantísimas en ésta época: Montalbán y Daroca.

¿Y porque éste lugar y no otro?.  Desde hace tiempo sentíamos como si algo faltara en ese punto y tras las extracciones de tierras habidas en el lugar, ya no tuvimos la menor duda de que era "allí" donde tenia que situarse.

En un principio se recogieron todos los materiales necesarios para llevar a cabo todo el plan (piedra, ladrillos, grava, arena, cemento; -por cierto que fueron visitados por los amigos de lo ajeno durante el proceso-) y los elementos decorativos y alegóricos. 

Los materiales empleados para su construcción, como no podía ser de otra forma, son principalmente aquellos materiales constructivos utilizados a lo largo de los años para construir. 

Predomina la piedra, pero también queda constancia de restos de teja, ladrillo, adobe, madera, caña, hierro, cristal e incluso plástico. Con el sílex (pedernal o piedra de trillo) se marcan las iniciales de los cuatro puntos cardinales a los que está orientados sus vértices. El cemento (principalmente) y el yeso han servido de unión (frente a los tradicionales adobes y barro).

Aunque predominan las piedras y ladrillos el antiguo horno de pan cocer, el resto de los materiales forman parte de las culturas que nos han representado a lo largo de estos años. 

Así aparecen piedras de los yacimientos ibéricos, como son el Castellar y Santa Águeda, o de época medieval como San Miguel del Mercadal y los Villares

Forman también parte del monolito restos de aquellos monumentos representativos del pueblo: las ermitas de San Miguel, Santa Águeda y San Roque, la iglesia parroquial de San Andrés o de la Fuente y lavadero de San Roque, del antiguo Ayuntamiento (Lonja) y de la casa natal del Venerable. En representación de la casa-hogar de Loscos, hay una hermosa piedra, aportada por un vecino, que contiene lo que suponemos una pequeña hornacina de alguna antigua capilla familiar. También se han recogido piedras de los tres ríos principales que bañan el término municipal: El Pilero, El Reajo y Las Parideras (estos dos últimos unidos a los pies del Castellar).

Se han utilizado también un ladrillo del antiguo peirón del Rosario (derruido en 1996) y otro de la añorada Media Naranja (cimborrio de la Iglesia) y también está incluida una piedra de dimensiones considerables de la mas famosa y conocida edificación rústica y natural de Loscos: la Caseta del Sabino, símbolo representativo de la cultura popular y de la más pura tradición de las fiestas de San Roque y su Corrida de pollos. Otro elemento simbólico lo constituye la concha como símbolo del caminante y peregrino en su cara Oeste junto a una baldosa de cerámica con una leyenda que alienta a todos los caminantes (todos lo somos) a continuar su andadura. 

También se han incluido otros elementos más pintorescos, como una cata de hormigón de las obras del AVE, -desarrollo de futuro-, cerámica de Teruel o losas de tejado como elemento representativo del Pirineo oscense (de Banaguás). La herradura, bisagras o cerrojos simbolizan el trabajo del hombre para dominar y modelar los elementos naturales con la mesura necesaria que se deben afrontar todos los aspectos relativos a la madre Naturaleza.

Y como cosa curiosa, en su interior contiene una "primera piedra", donde se han incluido varias muestras de objetos de nuestra época y de la asociación.

El monumento pretende ser un homenaje a todas las personas llegadas de todas partes y que desde hace más de 5000 años han dejado su huella por las tierras de Loscos y un símbolo de la historia de nuestro pueblo. La Asociación Cultural Trassierra ha querido levantar este monumento en conmemoración del cambio de siglo y milenio que a nosotros nos ha tocado vivir.

También se pretende complementar su entorno con otros elementos, como asientos de piedra, arbustos y árboles de la tierra, que hagan del sitio un lugar de "peregrinación y encuentro" de todos los caminantes, tanto de dentro como venidos de fuera.

No obstante, queda pendiente el tema de sí se coloca alguna imagen en la hornacina o no. Y sí al final se decide colocar alguna; de que o de quien será.

En el transcurso de la construcción fueron muchas las personas que se acercaban hasta el lugar, unos con curiosidad, otros a colaborar. 
Muchas fueron la opiniones y epítetos que se le adjudicaron. Pues bien, entre los calificativos que se le dedicaron cuando ya era perceptible su fisonomía final, nos quedamos con uno, porque lo define casi a la perfección "Ha quedado muy REGIO"

Un monolito que debemos intentar figure también como un elemento representativo de la historia reciente (escrita a partir de mañana) sin olvidar nuestro pasado.






 

 

 

 

Los momentos finales, que no el final

Texto y fotos: 
Antonio Gendive Páez y  José Miguel Simón Domingo
Publicado en ORICHE 42

www.loscos.info

inicio

contacto

Aviso legal